He was my brother

                                                                                                                              A Miguel Baena, in memoriam

Hermano, imprimiste en mí una huella de confianza y descanso, tranquilidad, de mirada limpia y transparente, incluso para el lado oscuro.

Aquel coche impactó en tu camino y segó tu vida. ¿Por qué?
Tu rostro enredado entre las algas turbulentas.
Demasiado puro y sensible para este mundo endurecido, incoherente y deshumanizado.

Tu presencia fue fundamental para que yo me arraigara en la vida.
Sentí que yo era importante para ti.
Sabía que eras importante para mí.
Gracias al vínculo que tuvimos, aprendí a ser hermana de mis compañeros de camino.
Tu muerte sirvió para que yo pudiera ser libre, fue un revulsivo que me ayudó a despertar.

Cuando te fuiste, salió a relucir la dolorosa verdad de nuestra familia.
Y la verdad luminosa de mi sueño, mi destino, mi misión personal y profesional: ayudar a las personas a despertar a su naturaleza esencial. Y recuperar mi dignidad, mi derecho a ser feliz.
Tu muerte engendró verdad y vida.

“Hasta mañana, hermanita”, fueron tus últimas palabras para mí.
“So long, my brother”. Y el mañana se tornó eterno, inalcanzable…

Tu muerte fue una gran pérdida.
Cuando éramos pequeños, nos acompañamos tanto…
Eran tan desolador el panorama que nos rodeaba, y tenía tanto miedo…
Tu compañía inocente y serena fue un bálsamo para mi confusión, inquietud y soledad.

¿Dónde estás ahora, hermano?
Elegiste recorrer el camino de las estrellas, y hoy estás muy cerca del sol.

No tengo lágrimas para llorar tu pérdida.
Me queda más agradecimiento que dolor.
Recuerdo tu bondadosa sonrisa.
Tu abrazo grande.
Tu rostro marcado por el impacto de la sorpresa de lo imprevisible.
Nadie esperábamos tu partida.
Fuiste el primero en dar el salto hacia la otra orilla.

Le perdí el miedo a la muerte.
Le perdí el miedo a la vida.
Tenías 24 años.
Eras mi hermano.

María Dolores Baena

Encontré la inspiración para escribir este texto en esta hermosísima, conmovedora y esperanzadora canción de Simon&Garfunkel, de la cual también tomé el título.

Anuncios

2 comentarios en “He was my brother

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s