Las hermanas Lacroix

Las hermanas Lacroix

Georges Simenon

Barcelona 2013 – Acantilado

Tipos Infames – 16 €

Abres el libro justo en el momento en que Georges Simenon llama al timbre de la casa de las Lacroix, en una calle “en la que no había más que caserones con postigos herméticos, con una vida secreta”. No suena la campanilla, no es ding… dong, ni tilín… tilín, de su mano escuchamos “Todas las familias tienen un cadáver en el armario…”. Cuando la puerta se abre en la primera página oímos el susurro en un silencio espeso… llena eres de gracia, el Señor es contigo…, llena eres de gracia, el Señor es contigo…

Si pasas… date por atrapado hasta la página 163 en este laberíntico ambiente familiar. En él convive un matrimonio, sus dos hijos, la hermana mayor de ella y su hija, junto con un acontecimiento acaecido hace diecisiete años, del que hace diecisiete años ninguno habla. Prepárate a convivir con el secreto, la sospecha, la desconfianza, el rencor…

Y sobretodo disfruta porque vas a conocer los silencios, la vida íntima de cada personaje, vas a ser parte de los diálogos internos, de las miradas, las alianzas, los contrastes entre lo dicho y lo sentido, el tejido de cada relación. Una visita guiada por la casa, uno de los personajes principales, escenario y testigo.

En la página 149 tendrás tantas ganas de terminar la novela como de que no acabe. Buena señal; tal vez como la vida misma. Hace rato que conoces el acontecimiento, el secreto se ha desvelado, pero no es sólo una novela policíaca. Terminarás y al salir de esa casa ella seguirá dentro de ti, sus personajes aún laten con los sentimientos que en ti han despertado.

Cerrarás el libro, mirarás el paisaje que te rodea sin ver otro que el que te habita. Necesitas un paseo pero sobretodo compartirlo. No lo dudes, mastica y luego pon tus dedos sobre el teclado y comparte el comentario. Estarás, como el autor, como yo mismo, abocado a no desvelar nada,  a no destripar. Y esa condición despertará tu creatividad.

Es una visita guiada, el maestro-guía Simenon desaparece, te ha protegido en su capa de invisibilidad. El comisario Maigret es contigo. Todo terapeuta es en parte un testigo y un investigador de la condición humana, no sólo de los hechos y las conductas.

Las hermanas Lacroix son una pareja de hecho, de hecho son una pareja. Su relación simbiótica está tejida con los hilos del odio. Y éste es el vínculo descrito que podemos traer a nuestro estudio. “Ellas eran dos, dos Lacroix capaces de vivir porque eran capaces de espiarse y odiarse una a otra, sonreírse de dientes para fuera, sospechar, andar de puntillas y abrir las puertas sin hacer ruido…”

En 1938 Georges Simenon nos ofrece una respuesta psicológica a las inevitables preguntas sobre el ¿qué habría pasado si…? :

“Probablemente Mathilde se habría creado una obsesión, pero no fue necesario…”

Que la disfrutes.

Enrique de Diego

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s