La misteriosa aparición de las amigas-hermanas

Noelia Millán Uceda

Lo que os voy a contar es verídico, tanto como que amanece y anochece. Allá voy: LAS AMIGAS-HERMANAS EXISTEN. Créanme, no son una especie en extinción ni se trata de algo sobrenatural, han nacido de la misma tierra, comparten el mismo aire, crean el mismo fuego y se sumergen en el mismo agua.

Las amigas-hermanas no se buscan, se encuentran y cuando aparecen lo hacen para quedarse, puede que te lleven acompañando algo más que años o quizás te asalten un día por sorpresa. Se instalan en lo profundo, en los huecos que han ido dejando las cosas de la vida, y como se afanan en llenarlos con poca sutileza a veces acaban rebosando.

Estas amigas-hermanas no tienen fronteras ni comparten la misma sangre, pero saben escuchar con la paciencia de una tierra fértil y hablan tan apasionadamente que sus voces inventan el eco en la otra parte del mundo.

¿Qué haría yo sin ellas? Me pregunto cuando la vida se presenta en blanco y negro. Es una interrogación sin respuesta, simplemente están. Sólo sé que el mundo es un lugar mejor desde que me visitan y lo extraño es que surgen sin tiempo ni edades concretas. Aprendo de ellas porque son maestras de muchas artes aunque algunas no lo saben y se lo tengo que recordar. Son chamanas, instintivas, prácticas, tiernas, reflexivas, alborotadoras cuando hace falta y silenciosas cuando está todo hecho. Se visten de confianza y narran lo esencial para que no se olvide. Son singulares en el arte de ver lo que otros no ven y raramente se equivocan. No alardean de su potencial porque trabajan invisiblemente, no son románticas ni crean música pero tejen colchas gigantes que lo comprenden todo. Su íntima capacidad es la aceptación de casi todo y lo efímero de sus cabreos y su sabiduría es aligerar el peso cotidiano, distinguen el espejismo y lo fugaz de lo impermanente y lo importante. Pudiera parecer que estoy idealizando, más estas descripciones son exactas, contrastadas por toda la extensión del planeta.

Las distinguirás porque sus cuerpos son desprendidos en movimientos y su contacto te invita a permanecer sin que te des cuenta. No las encontrarás entre las multitudes, su tarea es encargarse del espíritu de lo pequeño. Si llegan a ti no te asustes, no huyas, fíate y ríndete ante su misterio, no pertenecen a ninguna secta y si así fuera es que el amor lo es, así que permanece tranquila, igual tu abuela o tu madre fueron amigas-hermanas de otras abuelas y otras madres, incluso puede que algún día tú te conviertas en una admirable amiga-hermana.

A todas ellas, a mis amigas-hermanas, gracias por vuestro indescriptible amor que me hace descubrir el mundo con el asombro necesario para renacer.

Anuncios

Un comentario en “La misteriosa aparición de las amigas-hermanas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s