HERMANOS: Mi búsqueda de la unicidad

Lurdes Morales

La historia consciente me la cuento desde “una cazuela llena de garbanzos”, pareciendo todos igualitos, sin serlo… porque las diferencias se veían a la vez que se tapaban, para mí en forma de injusticias, vergonzantes y no como la unicidad que merecemos todos, como hijos y entre hermanos.

Y en el transcurso de este guisado, algo vino a ponernos una enfermedad paterna: que nos movilizó sistémicamente a posiciones diferentes, a salir de la cazuela cada uno a su forma; a buscar y sentir el lugar que desea cada cual. La vida nos lleva donde necesitamos… y así nos fuimos colocando: los que protegen, los que cuidan, los acompañantes, los que organizan, los que unen, los que entretienen… Así fluyó mi hermandad de ocho, la que idealicé durante muchos años, con la que logramos poner a flote aquellos desequilibrios e incertidumbres. Agradecida y afortunada por esa red que creamos, que nos sostuvo. Así me acoplé al hacer, al servir, mediar, … y a la vez ir dejando atrás mi parte sensible, mis emociones, sentimientos que pudieran remover, cuestionar, doler, comprender, … Así me fui congelando.

Aunque llega el día que ciertos papeles cansan, incapacitan para ser otra cosa y quieres ser otra hermana diferente. Tome conciencia que la historia cambió, que los hermanos adultos ya no se necesitan para sobrevivir a los traumas y a la inmadurez y me costó una crisis existencial: de verme a mí misma, dolerme y bajar de pedestales… y por fin de reconocerme con más matices, con más registros, con más libertad y respeto. Conseguí poder reconocerme a mí misma en el ahora, yo soy yo, como la hermana de ahora.

Así fueron transcurriendo varias “hermandades de crecimiento” en mi vida, … en un camino de conciencia adulta de gran necesidad de sentirme, sentir al otro, ¡descongelarme por fin!, para sostenerme yo, para abrirme a poder sostener al otro desde ahí, desde mi parte sensible.

Tengo la necesidad de contarle a todos que en la hermandad que yo sentía, y siento cada vez más, hay: amor, lealtad, empatía, respeto, tolerancia y mucho compartir, mucho. Al mostrarme como soy, existe más posibilidad de poder compartirme. Así pues, en esta última hermandad donde actualmente me ubico, quiero ser más yo, dignamente, y por supuesto llevarlo al mundo.

2 comentarios en “HERMANOS: Mi búsqueda de la unicidad

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s