La hermana de Katia

Andrés Barba
La hermana de Katia
Anagrama. Colección Compactos
Librería Tipos Infames
Precio: 7,90 €
Disponible para ser prestado

Estaba yo de vacaciones en la ribera del Eresma, acompañado de hermanos del alma, acompañando el alma de alguna despedida. Opté por esta novela a modo de refresco y se convirtió en un tinto de verano que terminó resultando un Reserva: Crisis y descubrimientos de una adolescente, hija de prostituta y hermana de una bailarina de striptease en un local madrileño, autor joven, novela de formación… Grata sorpresa que recomiendo.

Con la abuela y el fantasma de una tía fallecida hace mucho, son cinco los personajes femeninos. La protagonista, cuyo nombre no se desvela, se define como la hermana de Katia y en torno a sus trece años y a su inocencia redentora, permite al autor hablar, a través de los diálogos, de temas como el envejecimiento, el sexo, la muerte, los duelos, Dios, la religión, los mandamientos, el pecado original, el enfado, las drogas… y todo en lenguaje a pie de calle. A modo de estímulo, recomiendo encarecidamente un pasaje allá por la página 118, en el que Katia responde a su hermana lo que es querer. Una joya literaria, una descripción del enamoramiento que incluye, entre paréntesis, el odio.

Con los pre juicios y pre potencias que se le acumulan a uno a los sesenta, inicié la lectura sin expectativa alguna de poder usarla como referente para nuestro gran tema, las Hermanas. Descubrí, a medida que avanzaba la lectura y me enamoraba de todas Ellas, que el tema central era el Amor. Me pregunté al acabar ¿cuál de los tres amores definidos por Claudio Naranjo ilustra esta historia?. Una niña que admira a su hermana mayor (19), cuya orfandad es compasivamente reparada para ambas en su relación, con una desnudez de alma y de cuerpo que resultando erótica no culmina su erotismo sino en amor… Mi respuesta, válida mientras nadie se pronuncie por otra, es que los tres.

Cuando somos testigos y/o protagonistas de unas relaciones de profunda intimidad, cuando estas tres caras del Amor se muestran transparentes y equilibradas, todo lo demás (lo jerárquico, lo pasional, la rivalidad, el egoísmo…) se desvanece aún sin desaparecer.

Andrés Barba. A estas alturas de su partido, no necesita de mi aval: su obra habla por sí sola y los premios recibidos le acreditan. Sí quiero aprovechar la ocasión para una última reflexión. Esta novela fue Finalista del Premio Herralde de Novela y llevada al cine por Mijke de Jong. Se dio a conocer en 2001, cuando contaba con 26 años. Le imagino pues escribiéndola a los veintipocos. Comenté mi sorpresa, nacida del prejuicio, con mis libreros favoritos que concluyeron: nosotros ya no tenemos en cuenta la edad del autor.

Reviso los libros leídos  sobre Hermanos y no son pocos los escritos a temprana edad.

Las nuevas generaciones traen un nuevo potencial y esto no es una novedad histórica.

Lo que sí puede ser una novedad es que nosotros (los ´veteranos´ por edad) tengamos una disposición abierta, respetuosa y de escucha, con las nuevas generaciones, autores, artistas, hijos, alumnos…

Esta sección bibliográfica contiene por ahora más literatura, hecho que responde a una necesidad por las escasas publicaciones sobre los hermanos en nuestro oficio. También responde a un empeño personal, una invitación a la lectura. Necesitamos ampliar nuestras fuentes de investigación más allá de la documentación profesional. Abrir nuestro horizonte intelectual ha sido siempre parte de nuestra naturaleza humanista y es además parte de nuestro desarrollo personal, para enriquecer nuestros conocimientos y nuestro tratamiento en la ayuda.

Y sobre todo, quiero que esta mención al autor sirva como invitación a la escritura para los más jóvenes. Animaros para que os arriesguéis en la expresión de la propia experiencia compartiéndola con escritos y ampliéis la búsqueda en las fuentes de nutrición que os sean propicias, tan necesarias en la actividad de este oficio y de este mundo. Mi más respetuoso y entusiasta apoyo a vuestro trabajo. Aceptemos los inevitables errores, a los que la falta de experiencia nos ha llevado a todos.

Si todo esto me ha inspirado Andrés Barba, solo me queda agradecérselo a él y desearos a todos que disfrutéis con su novela.

Enrique de Diego

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s