El legado de Europa. Un bello ejemplo de amor admirativo fraterno.

Enrique de Diego

He tardado mucho en llegar a este libro y sin embargo ha llegado a tiempo. Lo he disfrutado, me ha abierto puertas y ventanas, me trae recuerdos vivos y verdaderos. Es un libro de editor, una recopilación de textos.

“Sobre agradecimiento a sus amigos, camaradas, modelos o compañeros de viaje versa la mayor parte de los trabajos reunidos. No siempre son los grandes personajes a quienes dedica sus ideas en la soledad de Petrópolis. Entre ellos hay nombres medio olvidados u olvidados por completo, pero ninguno que no fuera importante para Stefan Zweig como auxiliar y colaborador en la construcción de aquella torre invisible, aquella cámara del tesoro a la que dedicó una de sus fantasías ensoñadoras”.

No quiero añadir ni una palabra a la presentación que el editor, Richard Friedenthal, nos regala para presentar al autor de este libro:

“Su tarea principal la veía en agradecer y ensalzar; la polémica o el sondeo crítico y despiadado no eran cometido suyo, por más que supiera distinguir perfectamente y pudiera rechazar de manera implacable cuanto veía en peligro la ciudadela”
Cita la palabra de Goethe sobre la ‘ciudadela’, la morada más secreta de su corazón.

Ciertamente el subtítulo de esta reseña lo describe: Amor Admirativo Fraterno. Terminé de leerlo el 15 de agosto, tardé un mes en hacer la digestión y ver lo obvio. Habité durante más de un mes este espacio de hermanos, sin darme cuanta, con naturalidad, amor y admiración.

Una maravilla de textos dedicados a la glosa de sus amigos, músicos, actores, filósofos, escritores… Una muy buena colección de descubrimientos. Y no todos coetáneos, empieza el libro con un extenso consuelo en el primer pensador libre, Montaigne, “Quien ha llegado es un amigo que me aconseja y me habla de sí.” Personalmente ya tengo lectura para un par de docenas de años sabáticos, que comenzaré con los “Ensayos”. “En un mundo de esclavitud, en un tiempo en el que mi patria espiritual, Europa, se aniquila a sí misma”.

Opina Stefan que hay algunos escritores, pocos, que están abiertos a todo el mundo a cualquier edad y en cualquier época y otros que sólo en un determinado momento revelan toda su importancia. Exactamente igual que le sucedió a él con Montaigne me ha sucedido a mí con él. Por lo que no quiero utilizar mi entusiasmo para acelerar procesos, ten presente el libro y llegará a tu debido tiempo….

Apareció este año la película documental ‘Adios a Europa’, sus siete últimos años de vida en Brasil, donde escribió muchos de los textos, y su suicidio final en 1942, momento en que el avance Nazi pareció imparable. Le hemos recomendado en el blog así como “La mirada del hermano eterno”. Me he traído de Berlín una estampa de su figura que comparto con vosotros.

He viajado en este otoño al Berlín reconstruido, con la Historia en las retinas, con el libro incorporado, los hermanos, la fraternidad, la pertinaz repetición de errores y horrores, el afloramiento de las nuevas nacionalidades, la situación de Europa, de España y del mundo, todo ello en mi cabeza, paseos de conciencia lúcida con el corazón dolido, doliéndome.

Uno de los peores efectos del nacionalismo es su capacidad vírica de contagio, así que en la lectura me sentí herido porque la Europa descrita termina en los Pirineos. Aspecto poco relevante en comparación con la reflexión que aporta a nuestra actualidad, un estímulo más para su lectura. Una confirmación más de lo difícil que es construir y lo fácil que resulta la destrucción.

Termina el libro con tres joyas que recomiendo encarecidamente
-La tragedia de la falta de memoria.
-¿Es justa la historia?
-La Torre de Babel

Decir más, que me gustaría, sería exceso, termino con las palabras del editor y de Stefan.

“Aunque la hemos titulado El legado de Europa, la apertura del mundo tiene que llegar hasta la India o Japón, cosa que para Stefan Zweig resultaba una evidencia y que no postergaba al dirigirse a sus amigos en el saludo de despedida:

‘¡Ojalá vean el amanecer después de la larga noche!’

Anuncios

Un comentario en “El legado de Europa. Un bello ejemplo de amor admirativo fraterno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s