Brothers and Sisters, the Sibling Challenge*

Be Pryce

Cuando accedí a escribir una reseña sobre el libro Brothers and Sisters, de Henry Abramovitch, lo hice pensando que quizás el tema podría aportarme algo nuevo, pues he crecido con seis siblings, y me he sentido siempre muy condicionada por mi relación con todas y todos. Además, mis vivencias como hermana sandwich constituyen una gestalt aún abierta en mi historial terapéutico y vital, un tema poco explorado y profusamente evitado. Por eso, me sumergí en la lectura con un entusiasmo teñido de una especie de aprensión.

No sabía muy bien cuál era el enfoque del libro ni el hilo conductor y, a medida que me sumergí en el planteamiento de Abramovitch, me fui topando con cuestiones que sonaban a verdad vivida y sentida. El libro me sorprendió de manera cómplice, pues me hizo recordar cuántas veces en terapia yo, al serme señalados mi padre o madre como fuentes obligadas de mis dolores o carencias, argumentaba que mis padres no estaban apenas presentes en nuestra vida familiar, y que eran mis hermanas mayores las que manejaban el cotarro, y velaban por que los lugares asignados a cada una de nosotras se respetasen sin rechistar: no en vano teníamos numerosos antecedentes anglosajones.

Por ello, no fue de extrañar que, durante la lectura, experimentase un proceso de reencuentro con mi obstinadamente negada condición de hermana, así como de recuperación de varias piezas importantes que me faltaban para mi propia comprensión como persona integrante de un sistema de iguales desigualmente colocados. También pude experimentar una amplitud de visión como terapeuta que trabaja, tanto con personas que son o han sido hermanas de alguien, como personas que nunca han ostentado ese título.

Abramovitch plantea en este texto, no solo la evidente importancia de formar parte de un sistema en el papel de hermano y hermana, sino la certeza de que este papel es absolutamente determinante en el devenir vital y emocional de la persona. También se atreve el autor a declarar que la ausencia, o la presencia menor de hermanas y hermanos en el registro y estudio de la psique humana desde los planteamientos analíticos se produce, en unos casos, por detrimento de las figuras fraternas en favor de la omnisciente influencia de las madres y padres y, por otro, por el imperdonable y sesgado olvido de los propios analistas que, “casualmente”, ocuparon el lugar de hermano mayor, y evitaron reconocer la influencia de sus hermanos y hermanas en su propia evolución vital y humana.

Abramovitch nos muestra, a través historias de distintas culturas y, en especial, de las historias de la Biblia plagadas de conflictos y acontecimientos entre hermanos, los mitos y la realidad del ser hermano y hermana o, en su defecto, del no ser ni una cosa ni la otra. Además, es la suya una lectura hecha con gafas psicoanalíticas, con un tinte de denuncia ante el negligente olvido, en la historia del análisis de la psique, del papel absolutamente determinante que la convivencia fraternal (o la falta de ella) tiene en todo sistema familiar, así como una revisión del verdadero alcance de ser hermano o hermana de aquellas personas con las que nos topamos en ese espacio llamado familia de origen.

Abramovitch nos ayuda a reflexionar, utilizando como referente las historias bíblicas fraternales, sobre el universo privado y peculiar que conforman las dinámicas entre hermanos y hermanas, desde el lugar físico y emocional que se ocupa dado el orden de nacimiento, pasando por las dinámicas de rivalidad o rechazo, por el profundo amor o la indiferencia, hasta la soledad, la envidia, el odio, la compasión o la pérdida. El viaje que el autor nos propone condensa y reivindica la necesidad de mirar a la persona como parte de un sistema que no sólo se nutre o traumatiza a través relación con los progenitores sino, a veces en mayor medida, a través de la naturaleza de sus relaciones con las personas que, muchas veces, ocupan un lugar central a lo largo de sus vidas.

El autor explora, con gran delicadeza e implacable tino, los mitos y las realidades del mundo de los hermanos y hermanas, un mundo muchas veces sin ley y sin guía, otras aparentemente asfixiante o rígido, pero siempre, indudablemente, fiel reflejo de la herencia materna o paterna, o de ambas. Pues puede que madres y padres establezcan las reglas y dinámicas sobre las que se desarrollarán las relaciones entre hijos e hijas, pero son las hermanas y hermanos quienes las implementan, quienes se encargan, a veces incluso con mayor celo que aquellos, de que las leyes implícitas del sistema se cumplan a rajatabla.

Abramovitch abre el penúltimo capítulo, referente a las implicaciones clínicas de tener (o no) hermanos y hermanas, con esta hermosa frase : “Al igual que es innata nuestra capacidad para hablar, llorar o sonreir a un bebé, también lo es nuestra capacidad para ser hermano o hermana” (Abramovitch, pág. 94). Y esta capacidad puede ser, como propone el autor, un vehículo para trabajar en terapia lo que él llama “the sibling challenge” (el reto fraternal). Y este reto es, no solo para los y las pacientes, sino también para analistas y terapeutas, quienes formamos parte del entramado fraternal de nuestro propio sistema familiar y somos, por lo tanto, susceptibles de traer a la consulta nuestras propias vivencias y transferencias como hermanos o hermanas.

El libro concluye, precisamente, con la breve crónica del autor sobre sus relaciones con su hermano y hermana, con lo que nos invita a reflexionar sobre nuestro propio lugar en el sistema familiar, tomando como referente a aquellos y aquellas que fueron y son nuestros iguales, aunque quizás, como en la famosa granja de Orwell, unos más iguales que otros.

 

*Debido a la falta de un término en castellano que se refiera a hermanos y hermanas en su conjunto (siblings en inglés) se ha escrito esta reseña utilizando los términos hermano y hermana a los que se refiere el sustantivo, así como los adjetivos fraterno o fraternal cuando el significado se ha considerado equivalente.

Anuncios

Un comentario en “Brothers and Sisters, the Sibling Challenge*

  1. bepryce dijo:

    👍😊😘

    On Jan 29, 2018 1:06 PM, “Los hermanos. El Huerto de la Fraternidad” wrote:

    > blogloshermanos posted: “Be Pryce Cuando accedí a escribir una reseña > sobre el libro Brothers and Sisters, de Henry Abramovitch, lo hice pensando > que quizás el tema podría aportarme algo nuevo, pues he crecido con seis > siblings, y me he sentido siempre muy condicionada por mi re” >

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s