Franny y Zooey

Enrique de Diego

Asistimos a una crisis nerviosa, un volcán que va expulsando lava del pasado a golpe de llamaradas. Para entonces y tras los preámbulos, habrás ido entrando en la casa de esta Familia y conociendo de a poco a sus habitantes.

De la mano de Franny y Zooey, un chico y una chica, los menores de cinco hermanos. Educados por los mayores, PREMATURAMENTE, en lecturas espirituales, historia de las religiones y sentido de la vida. La crisis es existencial y consecuente con la bio-espiritu-grafía de la historia.

“Las diferencias de edad en nuestra familia siempre parecieron contribuir de un modo innecesario y perverso a nuestros problemas”.

La novela ilustra este aspecto fundamental de nuestro tema: Los Hermanos. Amén de jugosas conversaciones y recuerdos, relaciones familiares, ausencias, desapariciones, gestos y silencios. Y ésta es una forma vulgar de presentación. No debes olvidar al autor, Salinger, es Él en su literatura, sin desperdicio desde la dedicatoria, se cuela en la casa, como un personaje más, y consulta a los protagonistas.

Me atrevo a componer lo que queda de texto con Él. Te destripo dos páginas del arranque del segundo capítulo y entro en conversación, así como él con los protagonistas. Para estimular la lectura y que atravieses algún desierto con algún estímulo más que la propia fe en mi recomendación.

“Presumiblemente los hechos que tenemos en mano hablan por sí mismos. Por lo tanto para contrarrestar, empezaremos con ese odium siempre renovado y estimulante: la introducción formal del autor. La que tengo pensada no sólo sobrepasa en seriedad y verborrea mis sueños más disparatados, sino que, por añadidura, es tremendamente personal. Si tengo la suerte necesaria y me sale bien, su efecto será comparable al de un recorrido obligatorio por la sala de máquinas conmigo como guía, dirigiendo la visita con un viejo bañador Jantzen de una pieza”.

Así se presenta hacia la página 55.

“Para ir directamente a lo peor, lo que estoy a punto de ofrecerles no es realmente un relato, sino una especie de película doméstica en prosa, y quienes han visto el metraje me han aconsejado encarecidamente…. El grupo disidente está compuesto por tres de los protagonistas, de cuyas críticas y ruegos da cuenta este guardián entre el centeno: –“…tengo el privilegio y el molesto deber de hacerlo público,…”.

Me detengo en el protagonista masculino: “…el que me ha rogado de la forma más elocuente que suspenda la producción. Él opina que el argumento se basa en el misticismo, o la mistificación religiosa… le preocupa que esto precipite, que adelante, el día y la hora de mi fracaso profesional. La gente ya está meneando la cabeza a mi alrededor, y si vuelvo a utilizar profesionalmente la palabra <Dios> en un futuro inmediato… ello será considerado… la peor clase de presunción y un signo inequívoco de que voy derecho a mi perdición.”

A estas alturas de la reseña ya deberías estar persuadido y persuadida de leer el libro, yo te lo presto. Pero no me fío, no se si estoy resultando suficientemente convincente. Así que añado la opinión del autor, que tiene por una de sus virtudes cardinales, la de saber distinguir entre un relato místico y una historia de amor, y : “Afirmo que mi oferta actual no es un relato místico… Digo que es una historia de amor, compuesta, o múltiple, pura y complicada”.

 Vale. Esa es su opinión. Pero por si te faltan estímulos y para demostrar que ambas cosas están presentes, y que “este librito más bien escuálido” también contiene sustancioso material de degustación, añado una de esas citas que se constituyen en perlas, del Bhagavad Gita: “Tenéis derecho a trabajar, pero solo por amor al trabajo. No tenéis derecho a los frutos del trabajo. El deseo de los frutos del trabajo no debe ser nunca vuestro motivo para trabajar… …El trabajo hecho con preocupación por los resultados es muy inferior al trabajo hecho sin esa preocupación, con la calma de la auto-renunciación”.

 Pues, no digo más. Estas son mis conclusiones y tuyos son los hechos.

Que la disfrutes y la comentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s