Campeones, la vida desde los márgenes que nos hace tambalear nuestra mal-llamada normalidad

Marta Domínguez

 

La recientemente estrenada y exitosa película Campeones cuestiona la cotidianeidad y el confort en que vivimos la mayoría de ciudadanos en esta sociedad capitalista.  No sé si el gran público podrá o querrá allegarse a lo más personal de esta película conectándolo con su día a día, si considerará que habla de sí mismo y su vida,  o si por el contrario, se quedará solamente en la sonrisa fácil de lo visto desde la barrera.   Cada uno sabrá dónde se posiciona.

Según mi visión, el primer valor de la película es destacar la sensibilidad con que se trata la vulnerabilidad, y cómo desde los márgenes nos cuestionamos unos y otros, y particularmente desde “el otro”, en este caso, a través del discapacitado intelectual en una sociedad que sobreestima la capacidad de lo intelectual sobre todo, endiosándola (léase el mundo o profesiones ligadas a la universidad, la necesidad de estudiar una carrera para ser alguien, el encumbramiento del coeficiente intelectual frente a otros tipos de inteligencia como la emocional, el poso que la ilustración dejó en nuestra cultura con el dominio de la razón, etc.).  Cuestiona de raíz que nuestra normalidad es solo ficción, y que detrás de la aparente normalidad hay tantas taras como entre lo que llamamos “el otro”, el reconocido como no-normal.  Algo que los antropólogos han puesto de relieve desde hace ya mucho tiempo al igual que la psicoanalista Julia Kristeva (1988) con “Étrangers a nous mêmes” evidenciaba que el otro es una parte de cada uno y que está en nosotros mismos; luego, la alteridad es uno.

Así en el inicio de este camino recorrido en la película, el protagonista parte de una posición de superioridad que degrada, victimiza e infantiliza al “otro”, para, a través de las estocadas que los discapacitados hacen a su normalidad, ir cuestionándose a sí mismo y la vida de ficción y relativa normalidad que aparenta.  Al final podrá recobrarlos y mirarlos como personas desde una posición de iguales donde no se sabe ya quien está a qué lado.  La relación sana a uno y a otros.

Los abismos que los discapacitados abren al protagonista, mediante preguntas directas y claras, como las de los niños, las de lo obvio, son una evidencia de ello y así también la transformación del personaje desde este cuestionamiento.  Y cómo todo ello se hace desde lo vulnerable, desde lo otro, desde colectivos como los mayores, las mujeres, los discapacitados, etc. todos ellos presentes en la película, en el fondo, como los niños (que no están pero también cuestionan).  En definitiva, cómo desde lo vulnerable se cuestiona en última instancia a lo masculino-central-joven-adulto, etc., al BBVA, esto es, al blanco, burgués, varón, adulto) (Capellín M.J. 2005), al que Pérez Orozco (2014) añade “heterosexual”.  Es este el modelo que el patriarcado nos presenta, el papel del personaje principal que se nos ofrece a la identificación del espectador.  Pero este modelo es un modelo ya caduco, arraigado en la imagen, el éxito, la imagen,  la competitividad, etc. un modelo que hace aguas y que llevado a sus extremos, es la antítesis del humanismo.  Una llamada a la crítica a lo que vivimos.

Y un final que vuelve a cuestionar la lógica dominante y desencadenada por ese mismo sistema: la lógica del éxito según la cual se compite para ganar y si no, se pierde.  En la película: todos ganan.  No importa quien gana, sino que todos ganan y se comparte la alegría, se disfrutan las posiciones, se valora el esfuerzo, el estar y sobre todo, los valores de la fraternidad, el cuidado de unos a otros,  el apoyo, el equipo, el estar todos juntos, la confianza; en definitiva, lo que importa es “que tu estés bien”, como dice la madre del protagonista (quien también habita esos dos mundos de la imagen y el de la realidad), no que ganes o pierdas.

En definitiva Campeones es un cuestionamiento de los valores sobre los que montamos todo este mundo tan loco, el de la “rueda del hámster” (que diría nuestro querido Juanjo Albert) que no cuestionamos y que revivimos día a día sin salirnos de tal rueda, mareados en ella, secundando sus mandatos o introyectos.

Solamente quien ha tenido un traspiés, un revés, en su vida puede ser sensible a estas nuevas posiciones para cuestionarse el todo, y probablemente el autor así lo haya hecho para podérselo plantear y salir de la normalidad, para pasar al lado de los “otros”.  Aunque tristemente, no todo traspié genera una reflexión como ésta.

En la película, además se propone una herramienta destacada que es la risa, en la fase final.  La risa de los locos será lo que al final sella la unión y convergencia entre ambos mundos.  La risa que diluye las fronteras entre los unos y los otros, que cuestiona el sistema, que abre nuevos horizontes. Probablemente una reflexión sobre el humor como puente para poder salirse de la normalidad y cuestionarse.  Algo sanamente inteligente como bien hace Fesser.

No obstante, alguna cuestión que podría ser cuestionada serían algunos toques poco efectivos o validados como el recurso a la terapia de shock en dos ocasiones y que zanjan problemas muy rápidamente y sin cuestionar demasiado: esto es, con el miedo al agua y la escena del ascensor que no serían la mejor forma de superar un problema ni cuanto menos efectivo o menos traumático. Un recurso que algunas corrientes en psicología zanjan de un modo que otras cuestionan, y cuanto menos, superficial sin embargo el más extendido hoy en día, en este paradigma dominante de lo intructivismo intelectual (Domínguez Rodríguez J 2016).  Así mismo a veces los personajes pueden hacer declaraciones algo caricaturescas y se hacen poco creíbles, pero es en marcadas ocasiones.

De cualquier modo, gracias a Javier Fesser por contribuir a través de películas como esta al cambio de valores tan necesario.

 

Referencias:

Capellín, MJ (2005) Bilbao, mayo 2005

Domínguez Rodríguez, J (2016). La renovación pedagógica: del instruccionismo intelectualista al holismo educativo/The educational reform: from the intellectualist instructionism to the educational holism. Tendencias Pedagógicas, (27).

Kristeva, J. (1988). Étrangers à nous-mêmes. Fayard.

Pérez Orozco, A. (2014). Subversión feminista de la economía. Aportes para un debate sobre el conflicto capital-vida. España: Traficantes de sueños. Programme Paper, (3).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s