Hermanos de existencia

Noelia Millán Uceda

En una calurosa tarde de sábado que se puede hacer mejor que buscar una lectura que a uno le inspire, que le muestre algo nuevo o mejor, una comprensión nueva, un aire fresco que aunque no venga de fuera se respire dentro. Esta tarde se ha dado que he encontrado esa lectura, el tema me ha llevado a la revista de los hermanos y a las ganas de escribir.

En el libro Inteligencia Espiritual de Francesc Torralba, se pregunta: “¿Cuál es el fundamento de esta fraternidad? ¿Qué es lo que nos hace hermanos más allá de nuestras diferencias? Desde el punto de vista ontológico, lo que hermana es precisamente la condición vulnerable. Desde una perspectiva exterior, todos somos diferentes y cada uno es una singularidad autónoma en el mundo, pero más allá de estas diferencias, existe un punto común de encuentro que es la fragilidad. Todos estamos igualmente expuestos al sufrimiento, al fracaso, al desencanto y a la muerte. Somos hermanos en la existencia, porque todos somos igualmente vulnerables y esto nos une y nos hace muy próximos”.

La frase “hermanos en la existencia” se me queda dando vueltas, que bella forma de nombrarlo. Voy sabiendo que al leer de vez en cuando necesito parar para que no sea solo una frase de corrido, para sentir lo que estoy leyendo y se convierta en un hallazgo. Me pongo a pensar en todas las cosas que estamos compartiendo millones de seres humanos en este momento, en este mismo tiempo aún en espacios distintos. Cuantas heridas y cicatrices, verdades y mentiras, salud y enfermedad, amor y soledad, lo inesperado y el cansancio, lo cómico y lo trágico… cuanto, cuanto, inabarcable. En este mismo instante y en cuerpos parecidos. A veces no me pasa directamente a mí pero le pasa a un hermano más cercano o lejano y también me repercute, me moviliza, lo siento. Por eso somos herman@s en la existencia porque todo el tiempo estamos participando de las mismas cosas, antes o después. Incluso en la consulta, donde no hay barrera entre el paciente y el terapeuta porque nos puede estar pasando exactamente lo mismo en nuestra historia personal, el mismo sufragio, la misma decisión, el mismo debate interno muchas más veces de las que pensamos, el terapeuta es solo un hermano mayor que ofrece el espacio donde la mirada, la palabras y los silencios calman, sostienen las historias singulares con un fondo más que parecido.

Ahora mismo cuantos herman@s compartiendo este mismo calor en este día, el paso de las horas, los acontecimientos externos… voy tomando distancia y paso de verme en la terraza de mi casa a mi barrio, en mi ciudad, en mi país, en un continente entre océanos, en la Tierra suspendida en el Universo, en el cosmos… todo tan inmenso que estremece, y a la vez, millones de hermanos tan cerca, tan dentro, que respiran como yo, que crecen y se desarrollan como saben y pueden, que perecerán como yo. Todo esto nos une, nos necesitamos en este espacio salvaje y domesticado. Me dejo sentir esta experiencia de unidad, de profunda conexión que me da paz, esa alegría sin otro objeto que el hecho de existir juntos en este Todo  donde la grandeza y la pequeñez cohabitan juntas. El fondo de la realidad es más inexplicable, sublime e invisible a nuestros ojos, si me lo dejo sentir me humanizo, me hermano, ya no estoy sola, formo parte de todo lo demás.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s