La semilla

“Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.”

Artículo número 1 del texto de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, adoptado el 10 de Diciembre de 1948, que proclama por primera vez los derechos fundamentales comunes a todos los pueblos.

Me he permitido subrayar el Deber. Me llama la atención que forme parte del primer artículo de la Declaración de Derechos. El derecho de uno implica el deber del otro y viceversa. La fraternidad como deber. Me ha hecho reflexionar. Mi ideal es que la fraternidad sea el fruto del amor. Muchas veces no es así. Puede que falte Amor en el mundo. Puede que, como todo fruto, necesite del Trabajo y su cultivo.

Las enemistades entre hermanos son muy frecuentes.  La fraternidad es nuestra asignatura pendiente, desde la Revolución Francesa explícitamente. Está bien que haya un acuerdo que nos recuerde esta función fundamental, aunque sea desde el deber que requiere de esfuerzo. Apelo pues a la razón cuando no se sienta de corazón.

En el año 2011, sometí a votación no vinculante la realización de este proyecto. Unos días después de aquellas Jornadas de Barcelona, en las que tuvimos un pleno asambleario  para debatir sobre la crisis y los aspectos sociales de nuestro oficio, asistimos en grupo a la convocatoria del 15-M en Madrid. No os voy a contar esta historia, sólo señalar que con la RTG nº 39 dedicada a Los Hermanos terminamos esta obra que tiene allí sus orígenes y raíces.

Para mí es el retablo central de éste tríptico. La Madre, El Padre, y Los Hijos, vistos no tanto en sus relaciones verticales con aquellos, sino vistos en sus relaciones horizontales y por lo tanto titulado:

Los Hermanos. El Huerto de la Fraternidad.

Me parece un deseo razonable que la familia en su diversa composición actual, los colegios, los trabajos, y las asociaciones en general sean lugares de cultivo y aprendizaje de la solidaridad, la razón de vecindad, la empatía, la ayuda mutua, de relaciones saludables, de convivencia…  Mi competencia y capacidad abarcan límites de acción y circunscribo ésta a la RTG. La subtitulo huerto porque me encantaría que fuera ocasión y lugar para el cultivo de la fraternidad.

Y para ello os invito a todos los gestaltistas, de la AETG y otros, a participar en el proyecto. Es un tema poco abordado para mi gusto. Toca todas las áreas de intervención en donde los gestaltistas ponemos nuestro conocimiento, acción y actitud: Área social, educativa, de ayuda, terapéutica, cultural, artística… así como a todos nos toca en lo personal, hayamos tenido o no hermanos.

Por tanto estáis invitados todos: Actores, Antropólogos, Arquitectos, Artistas, Bomberos, Buscadores, Cineastas, Educadores, Escritores, Gentes del Teatro, Médicos, Músicos, Payasos, Periodistas, Policías, Politólogos, Profesores, Psicopedagogos, Psicoterapeutas, Psiquiatras, Religiosos, Sanitarios, Sociólogos, Terapeutas, Trabajadores Sociales… y otros gestaltólogos,  y especialmente tú.

Como ya dije en Asamblea, estoy invitando a escribir a personas que pertenecieron a la AETG y que tomaron otros caminos o que han dejado de participar activamente. Quiero que ésta sea la revista de todos, que la hagamos entre todos, que cada uno ponga su puñadito de tierra y sus semillas. Me voy a encargar del terreno, y de cuanta tarea de agricultor me demande: riego, comunicación, cuidado, cosecha, distribución… Tú pones lo tuyo y entre todos el resto. Si no lo hacemos así, no será una revista de hermanos.

He invitado a distintas Asociaciones Latinoamericanas de Gestalt a participar con su propia revista y que después podamos hacer un intercambio de experiencias. Cuando vaya conociendo sus respuestas subiré al blog el anuncio de su participación. Si tienes contacto con Asociaciones o Centros que no veas representados y quieres que nos pongamos en contacto con ellos, mándanos sus datos o haz tú mismo de puente.

Voy con las semillas propias:

Desde mi punto de vista psicoterapeútico, me parece un tema abandonado. Y aunque las relaciones entre hermanos no constituyeran más que el revelado del negativo de la relación con los padres, en muchas ocasiones son relaciones que han marcado toda una vida, tanto en desarrollos negativos como positivos.

Parece obvio que el encuadre que facilita la conciencia de estas relaciones horizontales es el Grupo. Allí se suman como afluentes las individuales culturas de relación, para formar un río con una dinámica única. La experiencia grupal puede dar lugar a cuestionar las dinámicas de origen, a compartir daños, frustraciones, malos tratos, y también aportar otras formas y maneras saludables de  relacionarse. El Grupo es la ocasión vivencial de tener experiencias correctoras, aprendizajes, crecimiento personal y sobre todo una terapia que incluye la psicopedagogía relacional.

Vamos a tener contenidos en un blog, como en anteriores ocasiones y finalmente en una revista impresa. Serán los frutos del trabajo. No es mi intención primar los trabajos publicados sobre el trabajo directo con las personas. Por lo que propongo compartir ideas y proyectos para formar grupos de trabajo con el tema central de Los Hermanos, cuyos resultados podrán publicarse o no, según sus propios protagonistas.

Como en anteriores números, os invito a que los escritos y trabajos tengan una pincelada de vuestra particular relación de hermanos, que muchas veces será aclaratoria de las hipótesis y conclusiones expuestas. Ahora bien, me gustaría que aprovecháramos la ocasión y prioricemos compartir nuestra experiencia profesional, las elaboraciones y estudios a los que nos haya llevado… Es decir, me gustaría que el puñadito de vida que cada uno aporte traiga los nutrientes de su propio huerto y que sus semillas seleccionadas aporten cosecha nutritiva, belleza y sirvan para mejorar la especie de esta familia humana…

Tengo claro que el rol o papel que jugamos con los hermanos determina parte de nuestra identidad y autoconcepto, más allá… yo mismo no tengo claro cómo abordar este tema con más conocimiento . La idea que propongo en el título no pasa de ser una hipótesis de trabajo: que la relación entre hermanos sea el lugar de aprendizaje para la fraternidad puede que sólo sea mi deseo. Sospecho que además de recordar lo que sabemos, tenemos que descubrir y significar muchas cosas.

En este tiempo me pusieron objeciones algunos hijos únicos, personas sin hermanos carnales. A mí me parece una aportación superinteresante. Lo que es más, recomiendo a los interesados un artículo aparecido en El País el sábado 30 de enero de 2016, titulado: “El coro de los padres más solos” y firmado por Macarena Vidal. China se convirtió con la Revolución Cultural en un laboratorio experimental tras la prohibición de tener más de un hijo, y ahora que ya se permiten dos, analizan las consecuencias. Una experiencia útil para una sociedad como la nuestra que cada vez más tiende a no tener más de un hijo, en nuestro caso por imperativo económico y desarrollo cultural.

Inicio la despedida volviendo a la Declaración Universal de Los Derechos Humanos. En su Preámbulo comienza diciendo:

Considerando que la libertad, la justicia y la paz en el mundo tienen por base el reconocimiento de la dignidad intrínseca y de los derechos inalienables de todos los miembros de la familia humana.

Y en los considerandos del preámbulo nos aclaran, desde la Asamblea de la ONU donde se aprobaron, los porqués, y las consecuencias que han surgido…

del desconocimiento y el menosprecio de los derechos humanos, actos de barbarie ultrajantes para la conciencia  de la humanidad.

No es muy largo pero no lo voy a transcribir, sólo recomendaros como primera lectura para la bibliografía de la RTG, el texto íntegro de nuestra carta magna. Las citas aquí reseñadas las he sacado del libro de Stéphane Hessel, ¡Comprometeos!, Ya no basta con indignarse (Destino, 2011).

En el Blog podéis ver el vídeo “Pensamientos aleatorios. Matemáticas ancestrales”. Os lo recomiendo, ilustra este ideario que ni hecho a medida. Los libros recomendados, las canciones y películas serán un foro compartido de discusión y debate. Aporta tus ideas y recomendaciones.

Tanto el Blog como la RTG irán creciendo y constituyéndose con las aportaciones que lleguen. ¡Comprométete! Participa. Vamos a ver qué sale y quiénes somos.

Enrique de Diego Gómez

Coordinador de la revista y agricultor para la ocasión

6 de noviembre de 2016

Anuncios